jueves, 10 de septiembre de 2009

el salitre

El salitre es una mezcla de nitrato de sodio (NaNO3) y nitrato de potasio (KNO3). Se encuentra naturalmente en grandes extensiones de Sudamérica, principalmente en la región norte de Chile, con espesores de hasta los 3,6 metros. Aparece asociado a depósitos de yeso, Cloruro sódico (NaCl), otras sales y arena, conformando un conjunto llamado caliche.

Se utiliza principalmente en la fabricación de ácidos (nítrico, sulfúrico) y nitrato de potasio; además es un agente oxidante y es usado en agricultura como fertilizante nitrogenado que puede reemplazar a la urea por su alto contenido en nitrógeno.

Otros usos son la fabricación de dinamita, explosivos, pirotecnia, medicina, fabricación de vidrios, fósforos, gases, sales de sodio, pigmentos, preservativo de alimentos, esmalte para alfarería, etcétera.








Trabajadores del salitre.Sobre el descubrimiento del salitre en Antofagasta y Tarapacá cuenta una leyenda que ocurrió cuando dos indígenas de la zona hicieron una fogata y empezó a arder la tierra que contenía caliche. Enterado el cura de Camiña, y llevando agua bendita, recoge unas muestras y reconoce que contenían Nitrato de Potasio. Otra parte de las muestras se encontraban en el patio de la casa del sacerdote y más tarde observa que las plantas se desarrollaban extraordinariamente.[1]


Oficina salitrera de Humberstone, en ChileEl auge del salitre tuvo lugar a mediados del siglo XIX, perdiendo importancia económica a partir del desarrollo y producción del salitre sintético, a fines de la Primera Guerra Mundial. Economías como la chilena, la cual se basaba principalmente en la explotación de este mineral, se vieron fuertemente afectadas.

En Perú y Bolivia existió un monopolio del salitre, es decir, en diferentes etapas llegaron a ser los únicos productores de éste. En el Perú y Bolivia, desde la década de 1830 hasta 1884, luego en Chile desde 1884 hasta su decadencia en la década del 1920. La explotación del salitre en la etapa peruana estuvo en manos de empresas nacionales y en la década de 1870 en manos del estado peruano, y en la etapa chilena estuvo en manos de empresas creadas por capitales ingleses en su mayoría, y en menor proporción alemanes y estadounidenses, el salitre del antiguo litoral boliviano estuvo siempre en manos de capitales chilenos. En 1971 la ya decadente industria del salitre es nacionalizada asumiendo su explotación la Sociedad Química y Minera de Chile. Posteriormente privatizada, y en la actualidad el principal, y casi única empresa dedicada a ello.

El salitre ya no es tan solicitado como antes, su explotación es marginal ya que no es rentable económicamente. Pese a lo anterior, los procesos de producción dejaron un inestimable patrimonio histórico y cultural. Las oficinas salitreras, ubicadas en el Desierto de Atacama, reflejaron los medios y la forma de explotación que marcaron a generaciones de chilenos, bolivianos y peruanos. Las instalaciones de las Oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura fueron declaradas como "Patrimonio de la Humanidad" por la Unesco en el año 2005.

Dos grandes hechos involucran al salitre con la historia de América del Sur y de Chile. El primero, la Guerra del Pacífico (1879-1884) entre Chile, contra Bolivia y Perú, tuvo sus orígenes en problemas comerciales en torno a la explotación de este recurso. Como indemnización de guerra, Chile consiguió que se le cedieran las ricas provincias de Tarapacá y Antofagasta, que concentran la casi totalidad de yacimientos salitreros del planeta.

El segundo evento está relacionado con las complejas y brutales condiciones laborales de los trabajadores del salitre, que en 1907 culminaron en una gran huelga nacional y la masacre de miles de huelguistas en la trágica Matanza de la Escuela Santa María de Iquique. Es en esta zona de Chile donde nacieron grandes movimientos obreros, guiados por dirigentes anarquístas y comunistas como Luis Emilio Recabarren, fundador del Partido Obrero Socialista que se convirtió en el Partido Comunista de Chile

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada